P&A

Periodistas y Anónimos

SHARAPOVA VUELVE A SU SITIO


La tenista rusa María Sharapova se ha clasificado para la final de Wimbledon 2011 tras derrotar en semifinales a la sensación del torneo, la alemana Sabine Lisicki, en dos mangas, por 6-4 y 6-3.
El primer set comenzó con una Sharapova fuera del partido, que vio cómo su rival le rompía el servicio y ganaba sus dos primeros juegos al saque con facilidad, lo que dio a la germana una ventaja de 3 a 0. Lisicki se parecía a la de los cuartos de final, donde se impuso a Bartoli con un juego brillante, y Sharapova se asemejaba a la que cayó en Roland Garros contra Na Li, con gran cantidad de errores no forzados.
Todo cambió en el cuarto juego del primer set, que se llevó Sharapova, al servicio, con muchas dificultades y tras salvar algunas pelotas de rotura. Dicho juego fue sucedido por un break que permitió a la rusa servir para igualar el marcador a 3. La balanza de errores no forzados comenzó, paulatinamente, a desplazarse del lado de la alemana, que regaló, literalmente, algún juego al resto a su rival. Sus saques se tornaron más erráticos y sus mecanismos de defensa contra las envestidas de Sharapova comenzaban a ser menos eficaces. Lisicki desapareció del partido, poco a poco, y no se pareció en nada a la que eliminó a Bartoli, en cuartos de final, el pasado martes. Masha aprovechó la ocasión de break, para ponerse 5-4 y cerrar, después, el set, con su saque, anotándose, así, la primera manga por 6 juegos a 4.

El segundo set comenzó con rotura a favor de la siberiana, rápidamente respondida por la tenista centroeuropea. Sharapova supo convertir los errores no forzados del comienzo en golpes ganadores y mejorar el nivel de su juego, pero no pudo dejar de cometer dobles faltas: completó el partido con un total de 13, que traducido a juegos significa regalar 3 de ellos. Las dobles faltas fueron el alimento de una Sabine moribunda durante el segundo set. Aun así, Sharapova supo mantener sus saques y romper por segunda vez a su rival, para colocarse con un 5-1 que le permitía acariciar la final. En ese momento, Lisicki decidió volver a jugar al tenis como sabe y aprovechar los regalos de María con las dobles faltas, para hacer un break y reducir la diferencia en el marcador a 5-3. Aunque de nada sirvió, el peso de la historia se impuso y Masha cerró el partido.
Ella era una niña todavía, tenía 17 años y no alcanzaba la mayoría de edad, cuando derrotó a Serena Williams en Wimbledon 2004. Ahora es una mujer, con anillo de prometida y 24 años a sus espaldas, pero tiene la oportunidad de volver a tocar el cielo de Londres y decir, definitivamente, adiós a los fantasmas que le alejaron de la élite durante los dos últimos años. El sábado se juega ganar su cuarto ‘’grande’’. Su estancia en la final le asegura ascender, como mínimo, a la quinta posición del ranking.
La encargada de evitar lo descrito supra será la tenista checa, Petra Kvitova, cabeza de serie número 8 del torneo y vigente campeona del Master de Madrid. En aquella final se impuso a la bielorrusa Victoria Azarenka, rival a la que, caprichos del destino, ha vuelto a derrotar en la primera de las semifinales de Wimbledon, en tres sets (6-1, 3-6 y 6-2).
Kvitova supo poner sobre la pista la mejor versión de su juego durante el primer set, en la que arrolló a la bielorrusa, que solo pudo anotarse un juego. Los golpes ganadores se iban sumando continuamente al marcador de Petra, mientras que Azarenka sufría mucho con sus segundos servicios.
Pero Victoria no estaba dispuesta a ver cómo su rival se paseaba frente a ella y tiró de orgullo para comenzar el segundo set con break a favor y desplegar sobre la pista la calidad que atesora. El juego fuerte de Kvitova encontró resistencia y la forzó a cometer multitud de errores que condujeron la segunda manga hacia Vika, que igualó el partido a 1.
En el tercer set, la checa no quiso ver cómo se le volvía a escapar la posibilidad de jugar una final de Gran Slam, como sucedió el año pasado, y volvió a dominar a su rival, a base de golpes fuertes y una gran firmeza en el resto, lo cual le dio ventaja desde el principio, que luego pudo aumentar, para cerrar el partido con el 6-2 del tercer set.

Por fernando Borrero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 30/06/2011 por en Azarenka, COLUMNISTA, Fernando Borrero, Kvitova, Lisicki, Sharapova, Tenis, Wimbledon.
A %d blogueros les gusta esto: