P&A

Periodistas y Anónimos

Las dudas de Guardiola

Fuente externa: Gonzalo de Melo/faltadirecta.com

El recuerdo de Roma es poderoso. Un entrenador, del que hablaban con cierto desprecio al decir que era un novato, y enfrente el más viejo de los gatos del barrio. Dejando de lado los primeros diez minutos, el Barcelona le dio un sonoro baño al Manchester United en aquella final. Poco ha cambiado desde entonces. ¿Es el conjunto inglés más equipo desde la venta de Cristiano Ronaldo? ¿Qué as se guardará en la manga Sir Alex Ferguson?
Hay una obsesión enfermiza, y comprensible, entre los entrenadores. Y más si estamos hablando de una final. ¿Con quién me va a jugar? ¿Qué me va a hacer? ¿Cómo va a intentar contrarrestar mi juego?
El Barcelona tiene en su mayor virtud uno de sus grandes defectos: todos los entrenadores del mundo del fútbol saben cómo van a jugar. Se saben de carrerilla la alineación y la disposición táctica; saben que para tener posibilidades de victoria tienen que atar bien en corto a Xavi, Messi e Iniesta. Ni con uno ni con dos vale. Se tiene que parar a los tres pequeños. Una exhibición de juego de cualquiera de los tres te puede matar. Por algo son los mejores jugadores del planeta.

Dudo mucho que el Manchester haga lo mismo que el Real Madrid en semifinales. No creo que se vista de equipo pequeño. Ni tampoco que vaya a presionar la salida de balón de Piqué, Valdés o Alves, que es donde empieza la construcción del juego azulgrana.
Ni el suicidio futbolístico ni el autobús. Ferguson es consciente de que no les podrá quitar el balón. No importa que jueguen Carrick, Giggs, Anderson o Fletcher en el doble pivote. Entre esos cuatro, el único que tiene la titularidad garantizada es el galés eterno, ya sea en la banda o en el centro del campo. Talento y velocidad tienen de sobras arriba.
Guardiola duda. Únicamente en defensa. Sabe que le buscarán las cosquillas a la espalda de Alves. Y necesita a un central rápido y expeditivo. Tiene a Abidal. O a Mascherano. El argentino, y ya lo ha demostrado con creces, es un seguro de vida. Juegue de lateral, de central o de centrocampista defensivo. Su experiencia y velocidad son vitales, sobre todo en los balones divididos.
La cuestión de Abidal es más sentimental que deportiva. Se perdió la final de Roma por sanción (al igual que Alves). Mascherano está en un estado de forma espectacular y lleva meses con el ritmo de competición en las piernas. Y ya es un milagro que Abidal haya vuelto a jugar en esta misma temporada. Pep ya sabe lo que es hacer experimentos en defensa. Y no le han salido nada mal.
La alineación más probable, por lo tanto, es la formada por Valdés en la portería; Alves y Puyol en los laterales, con Piqué y Mascherano en el centro de la defensa; Busquets, Xavi e Iniesta en la medular; y Messi, Villa y Pedro arriba.
Messi e Iniesta tienen licencia para hacer lo que les dé la gana. Si saben asociarse entre líneas, el Manchester estará herido de muerte. Y Villa, además, tiene una cuenta pendiente: consigo mismo y con el barcelonismo, que anda decepcionado por su flojísima contribución en este final de temporada.
El Barça será el de siempre. La duda está en saber qué hará tu rival para tratar de levantar la que sería la cuarta Copa de Europa para los dos equipos.
Fuente externa: Gonzalo de Melo/faltadirecta.com
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 24/05/2011 por en CHAMPIONS, FINAL, GUARDIOLA.
A %d blogueros les gusta esto: