P&A

Periodistas y Anónimos

El partido de las palabras

Fuente externa: Santiago Solari / el-charco

Penales no cobrados, goles anulados, offsides omitidos, amarillas generosas, expulsiones express. Equipos pequeños sometidos por el sistema y equipos grandes sometidos por el antisistema. Acusaciones, insinuaciones, fabulaciones. Blatteratos, villaratos, grondonatos. Centrales lecheras, centrales patrioteras. Asociaciones agitadoras del show. Verdades propias y mentiras ajenas. Todas revueltas en un confuso pero gigantesco monumento de la desinformación.
El fútbol actual foguea estas discusiones periféricas a la vez que se alimenta de ellas. La parafernalia de lo extradeportivo abre las puertas a mucha gente a la que le aburre profundamente el juego en sí, pero le enciende el corazón el deporte nacional del cotilleo y el chisme. En el momento en que los protagonistas reconocieron la posibilidad de utilizar los medios como vehículo para instalar su verdad, los partidos dejaron de disputarse en la cancha y durar 90 minutos. Como cuando lanzamos una piedra en una inalterada lámina de agua, todo debate ajeno al partido introduce un elemento de distorsión. Un prejuicio. Otra forma de tomar la iniciativa sin necesidad de tocar el balón.

La queja pública no es una actividad novedosa en el fútbol. Pero hay una delgada línea divisoria entre exponer el reclamo de lo que uno cree justo y la escenificación premeditada, con el fin de sacar alguna ventaja.
Está de moda la queja organizada. Utilizada de manera estudiada y repetitiva, requiere de los funcionarios del balompié un compromiso complementario de sus dotes atléticas o tácticas: empeñarse también como guerrilleros vociferantes para condicionar la mirada ajena. Un método eficaz para conseguir, de un solo disparo, presionar y prevenir. La presión se logra al dirigir consistentemente la mirada del público sobre aquello que me conviene que se vea y silenciar cuidadosamente aquello que no, colocándome en el papel de la víctima. La prevención se logra desviando el foco hacia algún sitio alejado de la propia responsabilidad. Construyendo una coartada eficaz ante el posible fracaso.
Los partidos comienzan así en cualquier punto anterior al pitido inicial del árbitro y se extienden indefinidamente. Las reglas del juego de las palabras fuerzan a muchos a ponderar el uso de una práctica de la que reniegan. Aquel que, por principios, no quiere utilizar las armas dialécticas, está despreciando un arma poderosa. El inescrupuloso, con más margen para moverse, puede monopolizar el instrumento. Las conveniencias de un discurso parcial se basan, también, en la identificación de la gente con sus colores. La objetividad, en un ambiente fanatizado, genera menos adeptos que la radicalización.
Esta semana Passarella, presidente de River, con varias razones para estar enfadado, discutió con Grondona sobre el arbitraje del superclásico (Boca contra River). El altercado se convirtió en noticia de todos los periódicos. Después de esto, los hinchas de River se movilizaron para protestar en las puertas de la AFA. “Los medios, Twitter e Internet producen los hechos. Estas cosas no hay que tenerlas en cuenta”. En San Lorenzo, siguiente rival de River, percibieron que el partido había comenzado y salieron al cruce: “Es imposible que nos piten un penal a favor este domingo”, declaró uno de sus futbolistas. Solo un día después, un jugador del humilde Godoy Cruz exclamó: “Hay que salir a llorar para ganar los partidos. No le viene bien a nadie que salgamos campeones”. La conciencia de los protagonistas sobre los efectos de sus propias palabras resulta esclarecedora. Varios pasos más allá fueron este año Real Madrid y Barcelona disputando dos campeonatos paralelos. Uno en la cancha, el otro en los despachos y en la prensa. Este último, según Guardiola, lo ganó Mourinho. Otro calro ejemplo del conocimiento de los propios actores sobre la importancia del parloteado torneo paralelo.
¿Con qué nivel de contaminación llega al estadio el aficionado luego de ser bombardeado, a través de los medios, por el discurso oblicuo de futbolistas, entrenadores y dirigentes? ¿Qué niveles de polución futbolera deben soportar los árbitros antes de dirigir un partido? Si el árbitro no hace un trabajo deliberado de asepsia, es inevitable que llegue al partido condicionado. Si el hincha, intoxicado, no le da posibilidades a la realidad de penetrar y, a partir de allí, elaborar su propio veredicto, el fútbol empieza a sufrir una derrota significativa. Mientras más nos abrimos a discutir lo exterior, más cerramos los ojos a lo que pasa en la cancha. En fútbol lo esencial sucede cuando está rodando la pelota.
Fuente externa: Santiago Solari / el-charco
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 23/05/2011 por en FUTBOL, Solari.
A %d blogueros les gusta esto: