P&A

Periodistas y Anónimos

Año I de Mou: el ruido y la furia

Fuente externa: Miguel A. Herguedas/elmundo.es
– El técnico mejoró al equipo durante una temporada plagada de convulsiones
– Tras ganar el pulso con Valdano, su liderazgo en el club ya es incuestionable
– La afición, entusiasmada con el título de Copa, hizo suyo el discurso victimista
El domingo fue el primero de los 49 días de vacaciones en el Real Madrid, que volverá a los entrenamientos el próximo 11 de julio. Un descanso tras una temporada extenuante (44 triunfos, nueve empates y seis derrotas en 59 partidos oficiales) y marcada por el absoluto protagonismo de Jose Mourinho, precisamente uno de los pocos que seguirá trabajando estos días. Tras la goleada del sábado ante el Almería (8-1), el técnico portugués saltó al césped del Bernabéu para agradecer el calor de los aficionados. Se señaló el corazón y prometió más para el futuro. No era un gesto gratuito, ya que siempre ha argumentado que lo mejor de sus equipos llega en la segunda temporada.

Mourinho no habla desde el pasado 27 de abril y tampoco tiene previsto ofrecer un balance público en este final de año. Parece haberse evaporado, aunque nadie en el club toma una decisión sin su consentimiento. Ha logrado convertir el Madrid presidencialista de Florentino Pérez en otro construido a su medida. Tras ganar el pulso con Jorge Valdano, ya ha adelantado dos fichajes (Sahin y Altintop) de su inconfundible sello. Desactivado el director general y adjunto a la presidencia, se siente con plenos poderes para gobernar el futuro.
Di María, Özil y Cristiano
Le sobran razones a Mou para sentirse imprescindible, desde los números fríos (título de Copa, segundo en la Liga con 102 goles y semifinalista de la Champions) hasta la notable mejora táctica del equipo, especialista en un fútbol rápido y agresivo. Gracias a la intensa presión, se suceden las oleadas de Di María o los detalles de genio de Özil. Todo, para mayor gloria de Cristiano Ronaldo, autor de un Pichichi sobrehumano (41 goles en 34 partidos de Liga, 53 en las tres competiciones). Mou ha conseguido enterrar esos elevados conceptos de ‘estilo’ o ‘excelencia’. No le interesa que se hable de fútbol porque simplemente juega para ganar.
Además, ha recuperado el talento de Benzema y multiplicado la valoración de Marcelo. El equipo funciona como un reloj, con gran seguridad atrás y furia tremebunda al contragolpe. En su haber figuran 14 triunfos ligueros en el Bernabéu y en el debe la rendición ante Sporting y Zaragoza. Ha ganado en Milán, Londres, Bilbao, Valencia, Sevilla y Villarreal (con la Liga perdida en los tres últimos casos). Aunque por encima de todo, ha salvado su proyecto y ha ilusionado al madridismo con el título de Copa 18 años después y ante el mejor Barça que recuerdan los tiempos.
Ese 20 de abril en Mestalla fue el día clave de la temporada blanca. El primer título para Florentino en sus últimos cinco años de mandato suponía el mejor redoble moral para una afición harta de la tiranía azulgrana. La gente necesitaba un mesías y elevó al técnico a los altares. Todos, desde el presidente hasta el último socio, asumieron al dictado el discurso, que oscilaba entre el victimismo y las conspiraciones.
En el barro
Mourinho creía que la única manera de acabar con el Barça empezaba en la rueda de prensa. Por eso, desde septiembre, esparció sospechas sobre los árbitros, el calendario o la excesiva permisividad de los rivales. Compareció con una lista de 13 errores de Clos Gómez e insinuó que los dueños de las televisiones favorecían el descanso azulgrana. Incluso tachó de “hipócritas” a los periodistas que no le reían las gracias.
Provocó dos expulsiones en Amsterdam y su conflicto con la UEFA llegó al cénit el ya citado 27 de abril, con el arbitraje de Wolfgang Stark. Dos sanciones y varios recursos jurídicos después, la jaula de grillos parece cerrada. Al menos de momento. Y sólo si el Manchester United gana el sábado en Wembley, todo ese bullicio habrá tenido algo de sentido.
Fuente externa: Miguel A. Herguedas/elmundo.es
Anuncios

2 comentarios el “Año I de Mou: el ruido y la furia

  1. oriol
    23/05/2011

    Que se escriba aquí que Cristiano marco 41 goles ya me parece surrealista… Cristiano ha marcado los goles que pone en las actas de la LFP, ni uno más ni uno menos.

  2. Tu has visto quien escribe el artículo y a que medio periodístico pertenece? Te recuerdo, este es un articulo externo no lo ha escrito PA, está aquí para ser comentado… nada mas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 23/05/2011 por en MOURINHO, REAL MADRID.
A %d blogueros les gusta esto: