P&A

Periodistas y Anónimos

Su límite es el cielo

Fuente externa: .canchallena.com

El serbio Novak Djokovic venció por cuarta vez a Rafael Nadal en una final en 2011; si alcanza la final en Roland Garros, le arrebatará el N° 1 del mundo

Era un guerrero echado sobre el polvo de ladrillo dando alaridos como quien acaba de conquistar otro territorio para su imperio. Novak Djokovic forjó una armadura de campeón que lo vuelve invulnerable ante cualquier embate. No importó la extenuante semifinal de tres horas jugada ante Andy Murray el sábado; tampoco el cansancio mental de tantas definiciones disputadas en los últimos tiempos. El serbio arremetió una vez más con su inagotable energía y Roma se rindió a sus pies.
La cuarta final consecutiva que le ganó a Rafael Nadal, en este caso por 6-4 y 6-4 en 2h12, no hace más que acercar a Djokovic al N° 1. Es más: en caso de convertirse en finalista de Roland Garros trepará automáticamente al primer puesto del ranking, independientemente de que el manacorí logre el segundo Grand Slam de la temporada.

El listado mundial que se conocerá hoy exhibirá a Nadal con 12.070 puntos, mientras que Djokovic tendrá 11.665. Rafa defenderá el título en París y Djokovic sólo cuartos de final; allí es donde puede darse el punto de quiebre. El domingo pasado, tras la definición perdida en Madrid ante su verdugo, Nadal reconoció el potencial de esta máquina de ganar proveniente de Europa del Este: “El N° 1 está finiquitado”, suspiró.
La consagración en el Masters 1000 de Roma es la séptima de este año perfecto para Nole, después del Abierto de Australia, Dubai, Indian Wells, Miami, Belgrado y Madrid. En su marcha incontenible, los récords caen uno por uno y ahora son 39 los éxitos seguidos del serbio (37 en 2011), por lo que se ubica a cinco triunfos de igualar a John McEnroe, autor del mejor arranque de temporada, en 1984.
“¿Yo el mejor del mundo? ¡Gracias! No lo sé, pero en esta final jugué de manera increíble, quizá mi mejor tenis; fue fantástico después de las tres horas del partido del sábado. Estoy muy orgulloso con mi desempeño sobre polvo de ladrillo, pero Rafa es el rey en esta superficie”, señaló Djokovic, que no pierde desde las semifinales del Masters de Londres (ante el suizo Roger Federer, 6-1 y 6-4), a fines de noviembre del año pasado.
En tanto, Nadal, siempre un canto a la humildad aun en sus momentos de mayor dominio en el circuito, sentenció: “Lo intenté, así que sólo puedo felicitarlo y seguir trabajando. Estoy haciendo todo lo que puedo, no debo pedirme más. Lo estoy haciendo muy bien pero hay un jugador que es mejor que yo”.
El desarrollo del partido ratificó la realidad de dos tenistas que figuran en otra dimensión, que juegan con una intensidad distinta del resto. Dos competidores insaciables que brindan un espectáculo único, un dechado de precisión y agresividad en cada punto. Nadal, obligado por Nole a jugar siempre al límite, llegó a levantar tres match points antes de sucumbir ante el hombre que ahora es el principal candidato a obtener su primer título de Roland Garros.
Así como Federer padeció el crecimiento de Nadal hasta que éste lo empujó a un segundo plano, ahora es el manacorí el que experimenta las mismas sensaciones de frustración. No es para menos: encadenó cuatro finales perdidas (Indian Wells, Miami, Madrid y Roma) ante un gladiador dispuesto a convertirse en el rey supremo del tenis. Tal como se perfila el escenario, Djokovic se convertirá en el mejor por el orden natural de las cosas. Pero el serbio tiene que ratificarlo.

Fuente externa: .canchallena.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 16/05/2011 por en Djokovic, NADAL.
A %d blogueros les gusta esto: